Querida encogí a los niños: Qué pasa cuando un científico no soporta a sus hijos

Mentira, el padre no encogió a sus chicos a propósito, fue todo culpa de ellos mismos; no soportaban a sus padres. 20 años atrás, te contamos todo.

Honey, I Shrunk the Kids es una película infantil estadounidense de 1989 dirigida por Joe Johnston (en su debut como director) y protagonizada por Rick Moranis quien interpreta a Wayne Szalinski, el profesor que accidentalmente encoge a los niños. Marcia Strassman es su esposa, Diane.
Matt Frewer y Kristine Sutherland interpretan a los vecinos de los Szalinski, los Thompson.

Mientras tiene problemas en casa con su esposa, el inventor Wayne Szalinski ha creado un rayo electromagnético reductor, con el que sólo consigue hacer que las cosas exploten. Cuando Wayne está ausente de casa, el hijo de su vecino, Ron Thompson (Jared Rushton), lanza con fuerza una pelota de béisbol que rompe la ventana del ático del inventor, y activando la máquina del rayo reductor. Ron y su hermano mayor, Russel (Thomas Wilson Brown) y los hijos de Wayne, Amy (Amy O’Neill) y Nick (Robert Oliveri), suben al desván para recuperar la pelota.

Casualmente, la pelota ha quedado atrapada en la máquina bloqueando uno de los componentes del láser, dejando así la liberación de energía justa y suficiente para reducir las cosas en vez de hacerlas estallar, encogiendo a los chicos y a un sofá cercano. Wayne llega a casa y el perro Alpo trata de avisarle lo que pasó. Nick escucha la voz de su padre y dice que él los regrasará a la normalidad por lo que los chicos toman el sofá y lo llevan cerca de la puerta, la máquina se activa y justo antes de que Wayne entre a la habitación, la pelota cae y apaga la máquina.

Tratan de llamar la atención del inventor, pero debido a su pequeño tamaño, no puede oirles. Tras el fracaso en la conferencia, Wayne rompe la máquina y la tira a una bolsa de basura, sin darse cuenta de que ha barrido también a los niños. El perro trata de avisar a su dueño de que la máquina ha encogido a los niños, pero cuando el cae en la cuenta, ya es demasiado tarde, pues los niños están en una bolsa de basura que está en el jardín. Tras caer en el jardín que para ellos se vuelve un bosque gigante, pasan una gran aventura todos juntos tratando de volver a la casa y a su tamaño real.

Debido a su gran éxito, la película tuvo una secuela “Querida, nos hemos encogido” y una atracción en uno de los parques temáticos de Disney. A principios del 2018, se esparcieron rumores de que habrá otra edición de la saga titulada “Querida, agrandé al bebé”

Curiosidades de la película que no tenías ni idea:

  • Si pensaron que la casa de los Szalinski pertenecía a los suburbios de California, estaban equivocados. El set completo -incluyendo varias casas de los alrededores- fue montado en los Estudios Churubusco de la Ciudad de México.
  • Se necesitaron 12 personas para hacer que la hormiga “Anty”, se moviera, y tardó 5 meses en hacerse.
  • Le cambiaron 4 veces el título a la película antes de encontrar el indicado.
  • La película abrió con un cortometraje animado que mostraba a dos pequeños niños huyendo de una máquina de escribir, un ventilador, una aspiradora y otros objetos de uso cotidiano. Esta fue una de las primeras animaciones en combinar dibujos hechos a mano y modelos en 3D.
  • Rick Moranis fue la tercera opción para que interprete el personaje del padre.
  • La toma del vuelo del abejorro con Nick y el pequeño Russ, requirió un modelo gigante de abejorro para todos los close-ups de los actores, y para aquella escena en la que se miraba el jardín desde la perspectiva del insecto. Incluyó una marioneta mecánica de 30,000 dólares, que incluía miniaturas de los chicos montados en su espalda. Los movimientos del robot fueron filmados en un fondo verde, para ser modificados en post producción, surgiendo así la escena final.
  • Tanto Querida, encogí a los Niños, como el “Batman” de Tim Burton, llegaron a la pantalla grande el 23 de junio de 1989. Esto ayudó a que ambos filmes alcanzaran un enorme éxito en taquillas. Muchos no pudieron entrar a ver Batman y optaron por ver la otra ayudando a que alcanzara el segundo lugar como película más taquillera.
  • Piénsenlo una vez más: un científico loco que reducía a un grupo de niños al tamaño de un diminuto insecto, para después tirarlos al jardín y hacerlos vivir traumáticas experiencias en un mundo totalmente agresivo. ¿No les parece una idea perfecta para una historia de terror?

Sobre Micaela Isaak

Me encantan las películas, las series y la fotografía 📷🍿 Leo y escucho música🤓 reír y hacer reír🎭 🎨 18 años

¿Que opinas?

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.