Crítica de “Regresa a Mí”

Una película que da un golpe duro al tratar las drogas en los jóvenes de la actualidad

“Ben is back” es un drama que trata de un chico de 19 años (Lucas Hedges) que aparece de forma inesperada en su casa para Navidad. Su madre (Julia Roberts) lo recibe con alegría, pero recién salido de rehabilitación, la misma teme que caiga en la adicción otra vez. Durante 24 horas en las que muchas verdades salen a la luz, Holly trata de mantener a Ben sin consumir drogas.

  • Duración: 98 minutos
  • Estreno: 7 de diciembre de 2018 en Estados Unidos; 9 de mayo en Argentina
  • Dirección y escritura: Peter Hedges
  • Música: Dickon Hinchliffe
  • Fotografía: Stuart Dryburgh
  • Reparto:  Julia Roberts, Lucas Hedges, Courtney B. Vance, Kathryn Newton,Emily Cass McDonnell, Tim Guinee, Faith Logan, Melissa Van der Schyff,David Zaldivar, Teddy Cañez.

Esta historia comienza de tal forma que el espectador va descubriendo a los personajes y la problemática de tal forma que no debe despistarse, porque cada diálogo y acción permiten darnos cuenta de las opiniones de cada uno frente a la llegada inesperada de Ben. ¿Qué ocurrió anteriormente que la hermana y el padrastro no confían en él? ¿Es sospechoso que Ben haya llegado sin previo aviso?

Esta trama, lo que para algunos puede ser favorable y para otros desventajoso, es que cuenta muchos detalles a lo largo de la película de forma indirecta por lo que puede ser captado o no por el público. Con más razón, es una cinta a la que debe seguírsela sin perder el hilo de lo que ocurre.
Todo parece tranquilo hasta que vuelven de la iglesia y descubren que les robaron el perro entonces madre e hijo salen a su búsqueda. Es a partir de acá que empieza a ponerse intensa la movida sumado a todas las pequeñas escenas anteriores.

Se puede destacar un gran equipo de trabajo entre los actores. Claramente, las actuaciones fueron las que se llevaron el aliento del público. Roberts y Hedges entregan tanta pasión, alma y corazón que le dan el toque dramático que necesita la película.

Lucas Hedges (hijo del director), va teniendo que lidiar con las múltiples tentaciones para volver a caer en las drogas cuando todavía no parece estar curado del todo. Tiene que prestarle atención a los mínimos cambios en la expresión facial para transmitirnos cómo va siendo cada vez más consciente de que la tentación empieza a ceder. No es una simple escena en la que se droga y ya está, es un proceso, de una enfermedad, una adicción que controla al cuerpo, por lo que no es fácil imitarla.

Julia Roberts, por otro lado, quien tiene que ser convincente con todo tipo de reacciones emocionales, a veces incluso en un mismo plano, no cayó en la sobreactuación. Notamos a una madre preocupada que hace todo a su alcance para cuidar y salvar a su hijo mayor. No solamente lo consigue, sino que borda la práctica totalidad de momentos en una actuación impecable.

En cuanto a la música, tomas y escenas, la estética en general, se podría decir que complementó a las actuaciones, es decir, si habría que ponerlo en un porcentaje sería: 60% actuaciones, 20% estética y 15% la  historia, el mensaje. No es que no se contar pero ese 5%, tal vez de un mal balance o equilibrio, entre todo lo que implica un largometraje, no me permitió aprovechar o disfrutar de la película en su totalidad.

En relación al mensaje, este fue el que, en mi opinión, salvó a la película de decir que no valía la pena ir a ver (sin contar las actuaciones obviamente). Como decía antes, muchas ideas ilícitas le dan más impacto en el espectador porque es así como la madre se siente. También hay cuestiones acerca de los sentimientos de aquellas personas que pasan por rehabilitación que Lucas Hedges puede representar de forma tan natural y tranquila, dándole más credibilidad al personaje, y a su vez, más empatía al público por el personaje. Lo que pasa por su cabeza y sus acciones van por dos caminos distintos, es un chico que quiere hacer lo correcto y no sabe cómo porque todo lo que hace termina en fracaso.  

Es una película que sabe sacar el máximo partido de una aproximación sencilla a un gran problema: Peter Hedges no pretende dar con las respuestas que llevan a la adicción, sino explorar las emociones que ésta deja a su paso. Y esa, junto a sus actores, es lo mejor de un contundente drama familiar que no debería pasar desapercibido.

Puntuación: 6,8/10

Es un asunto que no debe mirarse de lejos, hay que involucrarse y hacer lo posible para evitar futuros arrepentimientos. Una problemática actual y real como esta debe ser expuesta para no pasarla por alto. Para algunes puede no ser la mejor forma de exponerla pero es una de las maneras.

Sobre Micaela Isaak

Me encantan las películas, las series y la fotografía 📷🍿 Leo y escucho música🤓 reír y hacer reír🎭 🎨 18 años

¿Que opinas?

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.