Crítica de “La Rebelión”: La cinta de aliens con Vera Farmiga y John Goodman

Tras dirigir ‘El origen del planeta de los simios’ y el piloto de la serie ‘El Exorcista’Rupert Wyatt vuelve a lo grande con su nueva película, ‘Captive State’, que pretende tratar de cerca las consecuencias de una posible invasión alienígena a la Tierra.

La película, co-escrita por el propio Wyatt y Erica Beeney, tiene lugar casi una década después de que una fuerza extraterrestre haya llegado a nuestro planeta, eliminando la pobreza y el crimen. Pero, ¿a qué precio? Centrándose en un vecindario específico de Chicago, la historia seguirá a varias personas, algunas de las cuales están felices de colaborar con la misteriosa “legislatura” extraterrestre, mientras que otras quieren luchar contra ella. Por supuesto, hay quien sospecha que estas reglas de los extraterrestres podrían no ser tan buenas para nuestra especie como estos sugieren, siendo el símbolo de un fénix el que unirá a la valiente resistencia.

Crítica:

No podemos culpar al thriller de ciencia ficción de Rupert Wyatt por carecer de ambición. La película, sobre las consecuencias de una invasión alienígena, está llena de ideas. Tantos, de hecho, que no parece tener ni idea de qué hacer con ellos. Visualmente turbio, editado de forma picada y carente de claridad narrativa y caracterizaciones bien definidas, el Estado cautivo es una experiencia visual muy frustrante. Parece estar esforzándose por un futuro estatus de culto que no merece.

Nos informa al comienzo de la película que han pasado nueve años desde que los alienígenas, o “Legisladores”, como prefieran llamarse a sí mismos, se apoderaron del planeta. La historia se desarrolla en Chicago, lo que parece una elección perversa ya que la ciudad ya sufre lo suficiente. Los legisladores, que viven bajo tierra, aparentemente han logrado bastante durante su gobierno forzoso. Mientras el alcalde de Chicago proclama en un discurso, ha habido un “renacimiento estadounidense” en el que la economía está en auge y la delincuencia está en su punto más bajo. 

Cuando hay una ocupación, sin embargo, siempre hay una resistencia. Aquí lo ejemplifica Gabriel (Ashton Sanders, Moonlight ), un joven que trabaja en una fábrica que se especializa en eliminar datos de los teléfonos celulares y otros dispositivos electrónicos que han sido prohibidos. Para Gabriel, es personal, ya que su hermano Rafe (Jonathan Majors) fue un luchador de la resistencia que fue asesinado durante una redada. Excepto que en realidad está vivo, y le proporciona a Gabriel fondos e información para ayudarlo a él y a su novia (Madeline Brewer) a huir de la ciudad. Justo cuando estamos invirtiendo en su destino, Gabriel pasa inadvertido durante un largo tramo de la imagen, como si los guionistas de alguna manera se hubieran olvidado de él.

Pisándole los talones a los luchadores de la resistencia está el abogado Mulligan (John Goodman, que nunca se molesta en cambiar su expresión facial), quien descubre que se están comunicando entre sí a través de anuncios clasificados. (Los anuncios clasificados que aún existen en el futuro son uno de los conceptos más extravagantes de la película). Durante su tiempo de inactividad, Mulligan realiza visitas ocasionales a una prostituta (Vera Farmiga, que no tiene suficiente para hacer) que regala a sus clientes con la grabación de Nat King Cole. de “stardust”. Ese disco es uno de los más bellos jamás creados, pero aquí se reproduce con tanta frecuencia, y con un intento tan obvio de ironía, que crecerá hasta odiarlo por la conclusión de la foto.

Diría más sobre la historia, pero se maneja de una manera tan confusa y confusa que se complica de mantenerse en una línea. Parece que hay mucho de eso, sin duda, transmitido a través de una procesión de escenas cortas y agitadas que estallarían de tensión si tuvieras una idea de lo que estaba sucediendo. Se presentan muchos personajes de apoyo, de un periodista (Alan Ruck) involucrado en la resistencia a un funcionario del gobierno (Kevin Dunn), en gran medida en relación con los extraterrestres, pero realmente nunca aprendes nada sobre ellos. El elemento principal de la trama se refiere a los rebeldes que planean bombardear una manifestación masiva en Soldier Field, pero a pesar del frenético ritmo no se genera ningún suspenso real. 

La Rebelión sin duda cuenta con una atmósfera de sobra, con el director de fotografía Alex Disenhof siguiendo el libro de jugadas de la película de ciencia ficción distópica filmando todo en una paleta monocromática de color gris azulado que te hace desesperar.
Los alienígenas mismos se ven solo fugazmente, lo que probablemente sea lo mejor, ya que algunos se parecen a puercoespines de gran tamaño, mientras que otros parecen disfraces de Halloween muy elaborados. 

Nuestra Opinión es: 4/10

Sobre Nathalia Caceres

Escribo en los 🎬pochocleros🍿 Me gustan las películas, las series, los conciertos y teatros. Amo leer novelas románticas y son fanatica de la moda. @nathaliacaceres_

¿Que opinas?

comments